Tradición Original (IV) La Vía

Para comenzar a hablar de la Vía hay que comprender primero una aparente paradoja.
Se dice que hay miles de vías y que todas llegan al mismo lugar: es cierto.
Se dice que hay solamente una única vía: es cierto también.
Para explicar esto debemos resaltar que en la Vía, el sujeto es siempre el mismo, el ser humano. Un ser humano que está constituido de un modo preciso y en el que sus órganos y funciones son, en esencia, iguales para todos. Es decir, tiene un corazón, un cerebro, unos pulmones, unos tejidos, una sangre, unos huesos, etc.
En tanto que la Obra, se realiza en el hombre y afecta y participa de lo orgánico, el proceso es prácticamente idéntico para todos, con una metodología y unos pasos bien definidos. Por eso podemos afirmar que la Vía es Una ya que la Verdad es Una.
Tomemos el ejemplo de la respiración. Una persona puede tener unos pulmones con mayor o menor capacidad, respirar más o menos relajadamente, tener una respiración más superficial o más profunda, étc, pero lo cierto es que, básicamente, la respiración es igual en todos los seres humanos y el proceso es el mismo: contamos con los mismos órganos, participan los mismos elementos, se produce la misma mecánica, étc.
Bien podemos decir que la respiración es una, y lo mismo vale decir para el sistema circulatorio, reproductor, étc.
Valgan estos símiles para explicar que el proceso, o proceso iniciático como comunmente lo conocemos, es también esencialmente igual para los seres humanos y sigue una secuencia de etapas que ni se saltan ni se eluden del mismo modo que un ser humano no puede pasar de la infancia a la madurez sin pasar previamente por la juventud. De hecho, el camino iniciático sigue cierto paralelismo con el crecimiento orgánico natural de un ser humano. Por eso cada etapa tiene su propio aprendizaje y sus características definidas: un niño antes de correr debe aprender a ponerse de pie y dar sus primeros pasos, o una mujer antes de ser madre debe haber tenido su primera ovulación.
Respecto a que hay muchas vías también es cierto. Me refiero a vías que permitan al sujeto iniciar el viaje a condición de que funcionen. Si voy a realizar un viaje en coche da igual el tipo o marca de coche que use con tal de que funcione. Unos serán más rápidos, otros más seguros y otros más grandes pero lo importante es que funcionen, que me permitan llegar a mi destino.
Como dijo Buda, la Verdad es aquello que produce resultados.
Y una verdadera Vía produce resultados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s