Meditación y atención

 

ATENCIÓN, MEDITACIÓN Y MINDFULNESS

 

Dada la confusión actual respecto a numerosas enseñanzas de las tradiciones de Oriente, creo interesante mostrar las diferencias y objetivos de la meditación y la atención y, a su vez, explicar el origen de la expresión mindfulness.

El Noble Camino Óctuplo es la propuesta de Buda para que el sufrimiento y su origen, el deseo, acaben. Hay que entender que, cómo Buda dijo, “El dolor es inevitable; el sufrimiento es opcional”. El sufrimiento nace, habita y muere en la mente.

Uno de esos ocho caminos que componen el Noble Sendero y que Buda enseñó es la de la correcta atención. Cuando los ingleses tradujeron del pali, la lengua de Buda, este concepto lo llamaron mindfulness. Y ha sido recientemente cuando este concepto, como tantos otros venidos del budismo y el hinduismo, triunfa en Occidente después de la correspondiente adaptación. El budismo da mucha importancia a esta correcta atención que, en pali, se llama sati, y que se distingue de samadhi que podemos traducir como correcta concentración. Este concepto está más cerca de lo que conocemos como meditación que el sati o mindfulness ya que la atención puede, y debe, ser practicada en la vida cotidiana, mientras la meditación requiere las condiciones de, reducir en lo posible, la estimulación sensorial

 

Según nos dice el Satipatthana Sutra o Sutra de la atención, la atención correcta tiene cuatro fundamentos:

 

 

.Atención al cuerpo

Se toma conciencia del cuerpo como máquina biológica. Sin apego ni repulsión hacia él. Se entiende como instrumento privilegiado que alberga la vida. Se practica principalmente con la atención a la respiración y la atención al movimiento. Posteriormente, se presta atención a la facultad del habla y lo que produce. Se comprende su naturaleza perecedera y se procura la no identificación con él.

 

 

 

 

 

 

 

 

.Atención a las sensaciones

Siendo el ser humano reactivo, son las sensaciones, bien sensoriales, anímicas o mentales, las que entran en contacto con el entorno provocando nuevas sensaciones y, así, continuamente. Se comienza prestando atención a lo más simple distinguiendo las agradables, las desagradables y las indiferentes, se pasa a prestar atención a lo que es benéfico, venenoso o neutro y así sucesivamente se explora la reactividad contemplándola. Se comprende su naturaleza perecedera y fenoménica y se procura la no identificación con ellas.

 

.Atención a la mente y sus contenidos

Se toma conciencia de en qué estado se halla la mente. Puede estar en calma, contener rabia, odio, agitación, etc. También se pone atención a las creencias, a los contenidos mentales que se toman prestados del entorno cultural, religioso, social, etc., y que tienen un factor condicionante sobre la vida. Se comprende la naturaleza perecedera de la mente y su atadura a lo fenoménico y se procura la no identificación con ella y sus contenidos.

 

.Atención a los estados de la mente y a sus cambios

Se toma conciencia de cuando la mente pasa de un estado a otro y se presta atención a la causa de ese cambio de estado. Se explora el paso de, por ejemplo, un estado de agitación a uno de calma y la razón que lo produce o a la inversa. Se comprende la naturaleza perecedera y fenoménica de estos cambios y se procura la no identificación con ellos.

 

Es aquí, en estas dos fases de la atención relativas a la mente, donde la meditación tal y como la entendemos, es operativa y útil. La meditación tiene ver con un hecho íntimo, personal e interior que tiene dos objetivos:

  1. Calmar la mente. La unión de la “parada” de estímulos sensoriales (en la meditación se está quieto, se cierra los ojos y se está en silencio) junto a la práctica de una respiración rítmica y pausada tienen el efecto de lograr un aquietamiento de la mente.
  2. Conocer el funcionamiento de la mente y sus contenidos. El principio se basa en ser un observador del propio curso de los pensamientos. Un observador que ni interviene ni juzga. De esta manera y, con cierta práctica, se alcanza a entender la condición reactiva de la mente, sus estados, el paso de unos estados a otros y el logro de conseguir una mente más calmada, es decir, menos reactiva.

Además, los contenidos de creencias y de supuestos conocimientos

prestados se relativizan, se provisionalizan y dejan de ser unas

cadenas que impiden la verdadera comprensión.

Como hemos dicho la meditación es una práctica por y para uno mismo. Meditar “sobre” o meditar “por”, más allá de que parta de  una intencionalidad positiva, carece de utilidad. Hay que entender que la práctica de la concentración es otra cosa y también tiene que ver con la propia mente. Concentrar la mente en, por ejemplo, la llama de una vela, tratando de evitar los saltos de la mente de un pensamiento a otro sin orden ni control, es una práctica específica que corresponde al mencionado samadhi o correcta concentración antes mencionada. Esta práctica, muy importante en el budismo, busca la no dispersión mental y, más adelante, la posibilidad de concentrar la energía mental.

Desde tiempos muy antiguos en la India se ha practicado la vipassana o, literalmente, “mirar las cosas”. Esta visión, o sea, la capacidad de ver las cosas tal cual son y no tal cual somos, se divide en tres fases. La primera se llama “visión clara” y permite acceder a una visión del mundo sin la distorsión de la densidad opaca de los velos del “yo”. La segunda se llama “visión justa”, en esta etapa ya no hay distorsión y se ve “tal cual las cosas son” pero todavía se ignora el orden que las mueve. La tercera etapa es la de la “visión profunda”, en esta etapa ya se alcanza la comprensión de “lo que se ve y de lo que no se ve”. Una mente poco agitada y un conocimiento de su actividad y reacciones, permite estos logros que define la vipassana.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s