LIBRO DE LOS MUERTOS

En su versión de El Libro de los muertos egipcio, Ramsés Seleem menciona algunas preguntas que se le hacían al corazón del fallecido en la “pesada del corazón” o juicio.

-¿Aprovechó el fallecido su vida como para ser capaz de vivir de nuevo después de la muerte?

-¿Está de verdad espiritualmente abierto el corazón de la persona fallecida?

-¿Cuántas semillas de eternidad plantó el fallecido en su vida terrenal?

-¿Hizo el fallecido suficientes esfuerzos para tomar posesión de su alma eterna?

-¿Hizo el fallecido una realidad de las palabras de la verdad poniéndolas en práctica cada día de su vida?

El calado de estas preguntas nos deja una somera idea del trabajo espiritual requerido en la religión egipcia además de, lógicamente, el cumplimiento de un código ético que se muestra en estas otras declaraciones que el fallecido ha de hacer sin mentir:

-No he hablado mal de nadie ni lo he maldecido

-No he sido arrogante

-No he robado

-No he hecho el mal

-No he actuado con violencia

-No he matado

-No he hecho llorar a nadie

Y así hasta 42 declaraciones que el fallecido debía hacer para mostrar su conducta recta en la tierra, era la llamada “confesión negativa” pues empezaba siempre con la palabra “no”.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s