CUANDO UN MITO SE INSTALA

CURIOSIDADES, MITOS, MEDIAS VERDADES E HISTORIA

Un lector y amigo de este blog, me ha escrito preguntándome si sabía algo de la espada de san Galgano. Esto, y el actual tiempo disponible, me ha permitido hacer un pequeño repaso de algunos mitos que mezclan historia, leyendas, desinformación y medias verdades con el esoterismo o que son simplemente creencias sin base real pero comúnmente difundidas y aceptadas.

Algunas de estas creencias carecen de un origen  conocido, pero la mayoría de las veces se deben a distorsiones históricas intencionadas y motivadas por intereses políticos o para cimentar ideas nacionalistas en donde siempre se recurría a idealizar y distorsionar un pasado o a apropiarse de elementos culturales ajenos. Luego, la maquinaria propagandística hacia el resto. Muchas de estas fantasías han usado el método de mezclar cosas reales junto a otras inventadas para hacer más difícil discernir lo verdadero; por otra parte, muchas de estas ideas incorporaron elementos que, supuestamente, tenían como fuente enseñanzas esotéricas. Y así era, pero lo que siempre ocultaron es que eran enseñanzas falsas. En esto, y en manipulación informativa, los nazis alcanzaron niveles altísimos aunque no fueron los únicos. Tampoco es bueno olvidar que muchas de las “verdades” asumidas por grupos y tendencias pseudo-esotéricas actuales fueron avaladas y difundidas a través de su propaganda por los nazis y, muchas de ellas, fueron tomadas de los escritos de la Sociedad Teosófica. La principal  fue la de la existencia de unos “maestros invisibles” que los nazis llamaron “superiores desconocidos”.

Lograron que afirmar que una información venía de esos “maestros invisibles”,  fuera suficiente para que lo revelado por el receptor o contactista fuese declarado como auténtico. Esto, aunque pareza increíble, todavía funciona hoy. Así, entre otras cosas, consiguieron que los postulados racistas de Blavatsky que “recibía” de sus maestros y que escribe en su Doctrina Secreta,  no se cuestionasen y que fueran la base del supremacismo ario. Pero esto es un tema que merece ser tratado con más detalle en otra ocasión., así que empecemos tratando brevemente algunos temas menos polémicos y sensibles.

EXCALIBUR Y SAN GALGANO

Todos conocemos la leyenda de la espada Excalibur que, según nos han contado hasta la saciedad, Arturo sacó de una roca. Hasta películas hemos visto sobre este mito. Sin embargo cualquier turista que viaje a Italia, concretamente a la abadía cisterciense de san Galgano a unos 30 kilómetros de Siena, concretamente en la capilla de Montesiepi, encontrará una espada medieval incrustada en una roca prácticamente hasta la empuñadura. San Galgano fue un caballero medieval que renunció a su vida militar y mundana hundiendo su espada en la roca antes de convertirse en ermitaño y como testimonio de su decisión. Este caballero cruzado que alcanzó la santidad nació en 1148 y su espada sigue ahí, a la vista de todo el mundo. La historia y la arqueología refrendan muchos de los datos relativos a esta historia y, lo más importante, podemos visitar la mencionada capilla y ver la espada hundida en la piedra. Gracias a internet, disponemos de una gran información y fotos sobre la abadía, san Galgano y su espada. La literatura artúrica, cargada de mitos pero literatura al fin y al cabo, recogió un gran número de leyendas y relatos ya conocidos y, con ellos, desarrolló un nuevo ideario mítico más bello y elaborado que en Inglaterra fue utilizado para avalar su monarquía- especialmente de la casa Plantagenet- y construir un pasado mítico y heroico inspirándose claramente en el mundo clásico. Con todo ello, los británicos construyeron sus propios mitos que hoy son conocidos como “Materia de Bretaña” o “Ciclo Artúrico” que, a su vez, también toma claros componentes de la “Materia de Francia” o “Ciclo de Carlomagno”. Cuando Inglaterra se convirtió en la primera potencia mundial y económica, como tantas otras potencias en su mismo caso, difundió sus propios mitos y pasado legendario junto a su propio idioma y cultura. Asimismo, todas las ordenes esotéricas británicas, especialmente la Golden Dawn , tomaron los viejos mitos artúricos y les añadieron una mayor carga mágica y esotérica. De este modo, hoy en día está mucho más concurrido y lleno de turistas Glastonbury que la capilla de san Galgano. Bien sabemos cómo se construyeron las leyendas que rodean Glastonbury , bien sean la de Avalón o la del santo Grial, sin embargo, sea real o no la leyenda de san Galgano, la espada sigue allí y puede ser visitada.

 

FRANCIA, DRUIDAS Y DÓLMENES

En Francia, después de la Revolución y el periodo napoleónico, aparece una etapa en la que ciertos sectores, especialmente monárquicos y católicos, fomentan un nacionalismo que, como en tantas ocasiones, busca idealizar un pasado.  Así, los druidas que, a tenor de las crónicas de los romanos, aun realizaban sacrificios humanos, pasaron a ser los sacerdotes bondadosos de una sociedad idílica; y lo mismo ocurrió con los celtas o con los constructores de megalitos.

Es común vincular el megalitismo con Europa: Francia, Gran Bretaña, Irlanda, España… son lugares que asimilamos con la cultura de los dólmenes, sin embargo, la mayor concentración de dólmenes del mundo está en Corea, especialmente en la costa occidental de Corea del Sur. Actualmente son Patrimonio de la Humanidad  y solo en los tres más grandes yacimientos hay más de mil dólmenes. En Corea se encuentran el 40% de los dólmenes del mundo. En el constructo del ideario esotérico-druídico-céltico-megalítico-atlante que, aunque parezca mentira son elementos que algunos intentaron mezclar, la presencia de dólmenes en Corea o en el Yemen resultan molestos. Sin embargo, al igual que la espada de san Galgano antes mencionada, están ahí y se pueden visitar; además Corea del Sur los cuida estupendamente y hay muchas fotos y datos sobre ellos en internet.

 

LA ATLÁNTIDA: EL MITO NAZI

Las proclamas nacionalistas nazis sobre la supremacía aria la fundamentaron en La Doctrina Secreta de Blavatsky en donde la supuesta vidente rusa habla de siete razas. En su doctrina, la raza aria es la sucesora de los atlantes, unos gigantes con poderes psíquicos. Naturalmente lo narrado por la Blavatsky carece de cualquier fundamento más allá de la credibilidad que le pueda conceder un lector por la mera aceptación de su condición de vidente; sin embargo los nazis se encargaron de que, por ejemplo, la idea de una Atlántida como civilización excepcional y plena de poderes y tecnologías avanzadísimas se instalara en el ideario popular. A ello contribuyó un libro que se vendió mucho por Alemania en el periodo entre guerras, en donde se explicaba detalladamente que en la Atlántida se encontraba el origen de la raza aria y la razón de su superioridad respecto a razas inferiores. Este libro, fue muy importante en la posterior difusión entre la población del nazismo.

Es abundantísima la literatura nazi sobre la Atlántida y los esfuerzos de la Ahnenerbe, la sociedad para el estudio del pasado ario de los alemanes, para localizar la Atlántida que identificaron, a su vez, con el continente mitológico de Thule. No olvidemos que la organización ocultista que alimentaba el ideario nazi se llamaba también Thule.

Como sabemos, más allá de toda estas elucubraciones, sobre la Atlántida, solo se conservan los textos Critias y Timeo de Platón y lo que cuenta no se parece en nada a una civilización maravillosa, al contrario, nos deja la idea, sobre todo, de una cultura belicosa contra la que los griegos combatieron.

EL MITO DEL GRIAL CÁTARO

Los nazis buscaban encontrar elementos míticos- incluidas reliquias- que justificasen la difusión de su nueva religión aria. Según su ideario, ciertas reliquias podían proporcionarles “poder”. El pleno dominio nazi, un joven de 28 años llamado Otto Rahn escribe un libro llamado Cruzada contra el Grial  que despierta la atención de Himmler- apasionado por el esoterismo- y, sobre todo de Hitler. En Francia, Antoine Gadal, nacido en 1877, publicó un libro llamado Por el camino del Santo Grial.  En esta obra afirmaba que su “intuición mística” le decía que los cátaros poseían conocimientos espirituales superiores y que poseyeron el Grial. Hasta ese momento, nadie había supuesto que los cátaros fueran algo más que unos pacifistas e integristas apocalípticos que tuvieron la mala fortuna de estar en el peor lugar posible, en el peor momento posible y frente a los peores enemigos posibles. Gadal también afirmaba que la tierra cátara era sagrada; él había nacido allí. Otto Rahn se inspira en la obra de Gadal, pero él aún va más lejos y encuentra asociaciones satisfactorias para justificar el supremacismo ario. Inmediatamente Himmler prepara una expedición capitaneada por Rahn hacia las tierras cátaras. Su guía será Gadal. La relación de Gadal con los nazis no despertó simpatías en Francia precisamente salvo en círculos afines al nazismo. Sin embargo la obra de Gadal, además de entre los nazis, también despertó  el interés de unos hermanos holandeses que en 1935 fundaron la Rosacruz de Oro. En cuanto a Otto Rahn, empezó a perder crédito a medida que Hitler pedía resultados, además la SS descubrió que era homosexual y lo “invitó” a acabar con su vida como así hizo. Después de la decepción griálica, Himmler volvió su mirada hacia el Tibet, esta vez a la búsqueda de ancestros arios y de lamas con poderes superiores, no en vano, Blavatsky y el ideario teosófico afirmaba que en este país habitaban personas con “poderes”. Si el Grial se había resistido a los nazis, tal vez podían encontrar a enigmáticos lamas que pusieran su “poder” al servicio de los nazis.

Aun hoy, muchas personas suben hasta la fortaleza de Montsegur en la creencia de que allí estuvo el Grial. Así lo afirmaron un visionario francés y un joven nazi atormentado. Como tantas veces ocurre con el pseudo-esoterismo contemporáneo, todo lo demás consiste en repetir lo que otros han dicho.

Sobre los cátaros, inocentes víctimas del poder político y religioso de la época, saben bastante los historiadores y los estudiosos de las religiones. Aconsejo leer el capítulo que les dedica Antonio Piñero en su obra Los cristianismo derrotados y ni en su movimiento de renovación de la  Iglesia ni en su ideario, profundamente maniqueo, se halla ningún rastro de una enseñanza iniciática.

 

 

NOTA: Otra amiga de este blog me ha preguntado si podría tratar algunos temas concretos que los lectores pudiesen sugerir. La respuesta es sí, siempre que, naturalmente, sepa algo de ello y que entre dentro del ámbito de lo tratado en este blog.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s